Convertirse en Profesor online: una guía para enseñar por Internet

 

Tal vez nunca se te ha ocurrido, pero el mercado de los cursos online y los infoproductos digitales puede ser una gran oportunidad para ti.

Con el fin de unir el amor por la enseñanza y la estabilidad financiera, algunos profesionales deciden compartir sus conocimientos a través de uno o varios curso online. ¡Y la tecnología es una estupenda herramienta para hacerlo!

Se estima que el mercado de la educación online en 2023 superará los 240 mil millones de dólares, con un crecimiento de 5% anual en este periodo 2016-2023.

Otro dato muy significativo sobre la importancia de esta tendencia es que, según la revista Forbes, para los millenials la formación y el desarrollo es el beneficio más valorado que les puede ofrecer la empresa, por encima de bonus, días libres, etc.

 

 

Muchas personas prefieren estudiar por Internet debido a la conveniencia de aprender algo nuevo estando dentro de casa. No tener que desplazarse al centro educativo o escuela de negocios es una ventaja importante, porque nos permite una mejor organización y utilización del tiempo.

Otra gran ventaja para el alumno es el precio, mucho más asequible que la formación presencial.. Al trabajar como profesor online, puedes ahorrar en espacio físico, desplazamiento y tiempo dedicado a impartir la lección.

La elección de la educación a distancia también es ventajosa en lo referente al tipo de material que el usuario puede consumir. Es posible tomar lecciones en cualquier lugar, siempre y cuando puedas conectarte a Internet. Por no hablar de que hay acceso a contenidos de todo el mundo. Dar clases online amplía tus conocimientos a lugares que nunca has pensado ir.

¡Vamos, adelante! Comparte tu conocimiento con los que tienen sed de aprender más.

 

 

Pero ¿cómo puedes hacerlo?

 

#1. Define el contenido que tu curso:

Es importante que te focalices en aquello que tu dominas y por lo que sientes pasión.

 

#2. Determina el perfil de los alumnos:

No intentes lanzar un curso que valga para “todo el mundo”. Segmenta muy bien tu público objetivo.

Tú tienes que entender bien las necesidades y los deseos de tus alumnos.

Pero ¿cómo saberlo?

¡Investiga! Piensa cómo tu curso online puede repercutir positivamente en la vida de tus alumnos. Qué resultados van a obtener a la hora de poner en práctica lo que tu enseñes.

Si ya tienes una lista de suscriptores o una audiencia en redes sociales: Pregunta!

Pregúntales por su principal barrera para conseguir aquello que tu vas a explicar en tu curso.

 

#3. Segmenta en tópicos:

Es importante que te focalices en aquello que tu dominas y por lo que sientes pasión.

 

 

Esquematiza los temas que vas a enseñar en forma de metodología para seguir paso a paso.

También puedes proporcionar materiales suplementarios que cumplimenten o ayuden a la puesta en práctica de lo que vayan aprendiendo en el curso.

 

#4. Selecciona el formato de la lección:

Es importante recordar que la interacción en el curso online es diferente la presencial. Los alumnos no están presentes físicamente en tiempo real.

¿Conoces ya los distintos formatos que puedes utilizar? Te presentamos algunos de ellos:

– Videoclases: son excelentes opciones para que los alumnos se sientan más partícipes, dado que el formato de los vídeos es muy didáctico y el contenido se consume fácilmente. Además, como puedes ver al profesor, la lección puede ser muy dinámica.

– Ebooks: son libros digitales que pueden ser leídos por varios dispositivos (ordenadores, tabletas, móviles). Por eso tu material será de fácil acceso.

– Guías especializadas y educativas: son pautas que puedes poner a disposición de los usuarios. Con ese tipo de material logras mostrar claramente tu autoridad y la experiencia sobre ciertos temas.

– Webinars: se parecen a las videoclases, pero son en vivo. Aparte de todas las ventajas de los vídeos, el profesor obtiene una interacción instantánea con los alumnos en este formato de clase. Las dudas se pueden sanear instantáneamente.

– White papers: son contenidos más cortos. Con ellos puedes hablar de un solo tema. Son excelentes opciones para presentar informaciones cuantificables.

 

 

Pero no es necesario que elijas un solo formato para tu curso online. Experimenta, elige más de una opción y observa qué prefiere tu público.

Además, ten en cuenta el formato que más te va bien. Algunas personas son excelentes haciendo videos. Otros prefieren escribir sus contenidos.

No existe un formato correcto y otro incorrecto. Elige el que se adecue más a ti y a tu avatar.

 

Dedícale tiempo a los cursos online

¿Crees que ya puedes “digitalizar” tus conocimientos? ¡Pues adelante!

Pero no lo conviertas en una obligación más en tu vida. Disfruta de la creación de cursos digitales.

En todas las profesiones es necesario adaptarse a medida que el tiempo pasa.

Al principio puedes pensar en los cursos digitales como un complemento a tus ingresos. Pero poco a poco notarás que esta puede convertirse en una actividad principal de tu negocio y una gran fuente de ingresos..

¡Lo más importante ahora es empezar!

Produce un contenido digital, promociónalo y distribúyelo.

Haz pruebas con un primer módulo, incluso si es gratis, sólo para entender mejor al mercado. ¡Pero empieza a producir!

 


Si no sabes qué es o cómo vender un curso online o infoproducto, no te puedes perder el evento Hotmart Start. Si ya sabes qué es un producto digital, tienes una cita ineludible para conocer las técnicas de venta que aplican los mejores. Cuando entres y veas quien viene, comprarás tu entrada rápido antes de que se agoten.

 

 


 

Ana Nieto

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*